“El deporte representa valores que mejoran nuestra sociedad. Un buen gestor debe respetar y potenciar esos valores”

GESTORES DEL DEPORTE entrevista en la sección EMPRESARIOS de este nº 23 a toda una figura histórica de la gestión deportiva en España: Carlos García Pardo. Durante la conversación surgen algunos destacados proyectos en los que este gallego de 75 años edad ha tenido un protagonismo destacado: el Plan ADO, la empresa Dorna... incluso el fichaje de Andoni Zubizarreta por el FC Barcelona, a mediados de los 80. Hay mucho de que hablar sobre la pasión en torno a la que ha girado su vida profesional: el deporte.

¿A qué se dedica a día de hoy Carlos García Pardo?
Actualmente, y sin olvidar el proyecto de la European Golden Cup, estoy trabajando en el campo audiovisual (grabación de documentales y creación de una nueva plataforma).

¿Cómo llegó usted al mundo de los negocios relacionados con el deporte?
Soy ingeniero de caminos, pero siempre me gustó el deporte y todo lo relacionado con él. A finales de los años 80 leí “Lo que no me enseñaron en Harvard”, de Mark McCormack, que era el alma de una empresa líder en el campo económico del golf y del tenis (IMG). Entonces me propuse intentar algo así en el mundo del fútbol y baloncesto, aunque luego ampliamos nuestros objetivos a otros campos del marketing deportivo.

Una de las experiencias por las que más se le reconoce es por ser fundador de Dorna. ¿Podía imaginar entonces, allá por 1988, que 30 años después aquella compañía adquiriría las dimensiones que tiene en la actualidad?
Hoy en día Dorna tiene una presencia inmejorable en el mundo del motor, pero en los años 90 estábamos además presentes en Japón (con un acuerdo con Fuji para explotar el AD Time), en Inglaterra (con la publicidad estática de la Premier), en EEUU (con la publicidad estática de 17 pabellones de la NBA, en el Hockey sobre hielo e incluso en el Baseball), en Italia en sociedad con Bastino (el principal empresario del sector) y por supuesto en España, con un contrato con el Real Madrid, pionero en el marketing deportivo, que explotaba la publicidad estática, el merchandising, la restauración, la construcción y explotación de un centro comercial y los derechos de televisión de las competiciones europeas de fútbol y baloncesto. También teníamos la publicidad estática de muchos campos de Primera División.

Desgraciadamente, con la intervención de Banesto (en diciembre de 1993 era nuestro socio al 50%), la nueva dirección del banco decidió vender todos nuestros activos, desmembrando la Sociedad.


García Pardo, con los dos últimos presidentes de FAGDE: el actual, Eduardo Blanco (derecha); y el anterior, Luis Solar (izquierda)

¿Cómo valora la labor realizada desde principios de los 90 por su actual CEO, Carmelo Ezpeleta?
Cuando se produjo la intervención, hice todo lo que estuvo en mi mano para que Carmelo siguiera al frente de Dorna Motor, porque, como se demostró, era un ejecutivo difícilmente sustituible. No conocía a nadie con los conocimientos, carácter y voluntad como él para seguir con el proyecto que habíamos puesto en marcha.

¿Qué papel desarrolló en el traspaso de Zubizarreta del Athletic Club al Barcelona a mediados de los 80?
Fuimos los autores de una operación que requería toda la discreción posible. Zubizarreta era un símbolo y un icono del Athletic de Bilbao. Por parte del Barcelona intervino Joan Gaspart, en aquel momento vicepresidente en la junta de Núñez.

Hoy en día no se entiende un contrato de un futbolista sin una cláusula de rescisión. ¿Qué tuvo que ver usted en la elaboración del primer contrato que la incluía, el de Paco Llorente con el Real Madrid?
El pase de Paco Llorente del Atlético de Madrid al Real Madrid marcó un antes y un después en el tema de los traspasos. Aplicamos el Artículo 1.006 del Estatuto de los Trabajadores y a partir de ese momento, los clubes establecieron en sus contratos la cláusula de rescisión para no tener problemas si un jugador quería cambiar de equipo.

De todas las iniciativas en las que ha participado, ¿es el Plan ADO la que más repercusión ha tenido en la evolución del deporte español? ¿Es la tarea de la que se siente más orgulloso?
La idea del programa ADO surgió cuando concedieron a Barcelona los Juegos Olímpicos del 92. Pensé que había que hacer una operación selectiva, rápida e ilusionante para que, además de una buena organización (estaba seguro de que así sería) consiguiéramos unos buenos resultados deportivos. Había que conseguir patrocinadores para unos deportistas escogidos, que nos permitiera obtener éxitos en los Juegos del 92, por encima de nuestro nivel medio. Creo que fue importante para el deporte español y quizá ahora hay que dar otro paso para conseguir que tanto el patrocinador como el deportista resulten beneficiados. El patrocinador, por obtener una adecuada contraprestación publicitaria y el deportista, para asociar más claramente su imagen al patrocinador y que le permita incluso llevar la unión más allá de su vida deportiva. En esa dirección hay que trabajar.


Siguiendo un acto de AGAXEDE junto a su presidente, Eduardo Blanco

¿Qué otras criaturas han surgido de su inquietud por innovar en el campo de la gestión deportiva?
Fuimos pioneros en explotar los ingresos atípicos de los clubes que antes contaban fundamentalmente con los ingresos de socios y entradas. Intodujimos el sistema de AD Time de publicidad por lo que los anunciantes pagaban por minutos en pantalla. Por primera vez, una empresa española tuvo presencia  a nivel mundial en el mundo del motor (Dorna Motor tiene el 100% de los derechos del Mundial de Motociclismo).

La mayor parte de sus acciones se han saldado con éxito. Sin embargo, también hay en su historial proyectos fallidos, como la European Golden Cup. ¿Cómo vivió el hecho de que aquella iniciativa no saliera adelante? ¿Se imagina cómo sería el fútbol actual si aquel proyecto hubiera cristalizado?
El fracaso hubiera consistido en no intentarlo. Empecé con la idea en el año 1996 y en el 2000, con Telefónica de socio, estuvimos a punto de sacarlo adelante pero cambió el presidente de Telefónica (salió Villalonga y entró Alierta) y tuve que buscar otro socio. Lo intenté con Orange, pero estaban inmersos en la operación de France Telecom y no pudo ser. El fútbol de ahora sería como va a ser, con toda seguridad dentro de 10 o15 años. Habrá una Liga Mundial de Fútbol con conferencias en Asia, África, América y Europa, con un playoff final en el que intervendrán los mejores equipos (lógicamente se empezará con una división en Europa). Las empresas globales quieren patrocinios globales. No es posible que, con las cantidades que pagan los clubes importantes a sus estrellas, estos estén expuestos a una lesión en partidos con equipos muy inferiores en presupuesto. Tiene que haber una competición de élite a lo largo del año igual que la hay en F1, motos y baloncesto (NBA), normalmente explotada por entidades privadas que maximicen los ingresos y permita mantener el nivel de excelencia. Este proyecto sería el más importante a desarrollar en los próximos años tanto deportiva como económicamente.

Después de analizar todo lo que ha hecho usted en su carrera profesional, ¿considera que ha sido un visionario en el campo de la gestión deportiva?
La palabra no es visionario. Lo que siempre he intentado es intuir cómo sería la fotografía de cualquier sector dentro de 10 o 15 años, y partiendo de la situación actual, diseñar los pasos intermedios necesarios para llegar a esa situación final. Está claro que ninguna actividad permanecerá como hoy. La comunicación entre personas y entre persona y empresas ha cambiado y seguirá cambiando exponencialmente. Esto afecta a todos los sectores (por ejemplo, en ese plazo habrán disminuido espectacularmente el número de sucursales bancarias, la propaganda política usará otros medios completamente distintos, cualquier evento llegará al espectador por medio de soportes distintos a la televisión, etc.). Las empresas pioneras en muchos sectores ya están en ese camino pero, desgraciadamente, la mayoría de las instituciones deportivas están empecinadas en un cierto inmovilismo que no podrán aguantar por mucho tiempo.

¿Ha habido algún proyecto, además del citado de la European Golden Cup, que le hubiera gustado desarrollar y que se quedó en su día en el cajón de las tareas pendientes?
No recuerdo no haber intentado todo lo que me pareció interesante.

En 2013 recibió el premio AGAXEDE al mejor gestor deportivo de Galicia. ¿Sabe mejor un reconocimiento así cuando le llega en su tierra y además por parte de profesionales de su sector?
Por supuesto, siempre pensé en gallego y mi mayor empresa lleva el nombre de una embarcación de nuestras rías (Dorna).

En una frase, describa qué ve cuando echa la mirada hacia atrás para hacer un repaso a su carrera en la gestión deportiva.
El deporte representa valores que mejoran nuestra sociedad. Un buen gestor debe respetar y potenciar esos valores.