Rafael Aceves: “Se ha demostrado la necesidad de entidades como la nuestra”

2020 no está siendo un buen año para celebrar nada. A la Asociación de Gestores del Deporte de Castilla y León (AGEDECYL) le correspondía conmemorar una cifra redonda: los primeros 10 años de existencia. “Estábamos preparando un acto que, dadas las circunstancias, veremos cómo puede adaptarse”, señala quien ha sido presidente de esta entidad desde su fundación en 2010: Rafael Aceves Ballesteros. A él le ha tocado fajarse en uno meses extremadamente duros para todos, pero de los que extrae alguna consecuencia positiva: “La búsqueda de información veraz, las aclaraciones normativas ante todos los cambios que se han ido produciendo en la desescalada, identificar las problemas con una perspectiva acertada... Todo ello ha demostrado la necesidad y demanda de entidades como la nuestra”.


Aceves (primero por la izquierda), en una Jornada de Gestión Deportiva organizada por AGEDECYL

Aceves no oculta la preocupación por las consecuencias que la pandemia de la COVID-19 pueda acarrear al tejido deportivo no ya solo en Castilla y León, sino en España en general. Todo apunta a que la peor parte se la llevarán “entidades de servicios deportivos tales como gimnasios, preparadores físicos, centros deportivos, empresas de servicios, muy golpeadas a nivel económico y con una lenta recuperación en los próximos meses, con el verano de por medio”. En cuanto al “nivel federativo y de clubes”, puede haber un poco de todo: “No será igual  en deportes individuales que colectivos; en espacios cerrados o al aire libre; con contacto o sin contacto, etc… Dependerá de cómo les afecte la regulación de las medidas de seguridad en torno a ellos en la actualidad y ante posibles rebrotes”. En el caso concreto de su Comunidad Autónoma, el presidente de AGEDECYL considera que “va a verse muy favorecida en todo lo referente a las actividades deportivas de aire libre donde tiene un gran potencial, y en muchos casos la demanda se va a orientar a una actividad más enlazada con la actividad física en la naturaleza”.

Con todo, cree que la consideración del deporte a nivel social se verá reforzada por “la importancia de las aportaciones que posee el deporte como medio fundamental para mejorar el sistema inmunitario tanto físicamente como sus transferencias a nivel psicológico”.


Acto de lectura de la Carta Española del Deporte en Valladolid

También todo lo vivido a consecuencia de esta crisis sanitaria puede señalar el camino correcto a la gestión deportiva. La conveniencia de profundizar en la digitalización es una de las enseñanzas que ha dejado: “Las actividades online deben seguir aplicándose de forma continuada en este formato, y más teniendo en cuenta que Castilla y León es la comunidad con mayor superficie del país. Hemos quemado etapas en ese sentido y deber ser siempre una opción de gestión, por ejemplo, en acciones formativas que vayan en paralelo a las presenciales”. Estas herramientas deben ayudar, a juicio de Aceves, a AGEDECYL a “ser una parte importante en la influencia que podemos tener como grupo de opinión en el deporte de nuestra comunidad. Ha sido y es fundamental saber adaptarse rápidamente”. En ese sentido, subraya que “durante estos meses hemos tenido comunicación constante con la Dirección General de Deportes, federaciones, centros deportivos, autónomos y otras entidades del sector”.

En un contexto en el que el deporte gana en importancia, también debe hacerlo el papel del gestor deportivo. “Nosotros podemos aportar nuestra experiencia en el sector, que es mucha”, apunta Aceves, quien ve una vez más a las entidades públicas como “agentes de liderazgo” en el fomento de la práctica deportiva. No obstante, el enfoque de su función no debería ser el mismo que en los años 80. Los tiempos han cambiado: “La perspectiva debería de ser de colaboración público-privada sin lugar a dudas, estructurando procedimientos para que los operadores económicos, las federaciones, los clubes, las universidades, etc. sumen su valor como promotores del deporte. Se debe conseguir una utilización más eficiente de las instalaciones públicas, la potenciación de acciones de contratación pública en actividades verdaderamente relevantes para la población que más necesita acercarse a la práctica deportiva, y finalmente, la transferencia de conocimiento entre todas ellas”. En definitiva, “el trabajo en común puede producir un efecto multiplicador en el que todos salgan beneficiados”.


Con el resto de miembros de la Asamblea de FAGDE, durante el III Congreso celebrado en 2015

A FAGDE, con la que lleva toda una década colaborando en calidad de asambleario, le corresponde, en su opinión, un rol de mucho calado: “A nivel nacional, debe ser uno de los referentes en los que se apoye la gestión del deporte institucional”. Y es que toca una importante labor pedagógica que debe alcanzar a las altas esferas políticas. “No solamente existe el deporte competitivo, hay muchos más aspectos deportivos que no se están tomando suficientemente en cuenta: deporte salud, escolar-educativo, social… Solamente se empezará a creer en ellos cuando en los organigramas políticos el deporte esté encuadrado en el área de Presidencia y se valore sus potencialidades como elemento transversal para toda la ciudadanía”.


En el aspecto personal, el de Rafael Aceves como presidente de AGEDECYL es ya un largo periplo que confía poder cerrar en breve: “Creo que es el momento de que otros compañeros tomen el relevo como ya se ha planteado en otras ocasiones”. Desde aquel acto formal de 2010, celebrado en Simancas, la estructura de la Asociación se ha ido reforzando constantemente. “AGEDECYL está estabilizada institucional y económicamente, por lo que cualquier grupo de trabajo que desee asumir la responsabilidad de su gestión no va a empezar de cero. Además, contará con todo el apoyo que necesiten, sin duda alguna”, remarca.