Francisco de la Torre: "El nombramiento de Capital Europea del Deporte concede a Málaga una visibilidad internacional de enorme transcendencia"

Málaga no ha podido celebrar como hubiera deseado su designación como Capital Europea del Deporte de 2020. La pandemia de la COVID-19 ha alterado completamente el guion, pero para nada atenúa el orgullo que sus habitantes sienten por este reconocimiento a la intensidad con la que se vive el deporte en la capital de la Costa del Sol. Entre ellos está su alcalde, Francisco de la Torre, quien el pasado 4 de mayo cumplía 20 años en el cargo mientras se recuperaba del ictus sufrido unas semanas antes, en pleno confinamiento. A pleno rendimiento desde hace ya más de dos meses, el primer edil malagueño charla con DIRECCIÓN Y GESTIÓN DEL DEPORTE para dar cuenta de lo que supone para esta ciudad el título otorgado por ACES Europa, el cual ostentará hasta mediado el próximo año 2021 a la vista de las circunstancias.


De la Torre (izquierda), junto a Gian Francesco Lupatelli, presidente de ACES Europa, en la Gala de la Capitalidad

Han pasado más de cuatro años desde su designación. Supongo que estaban ansiosos de que llegara el 1 de enero de 2020…
Málaga viene apostando por el deporte como una línea principal de estrategia de ciudad, conscientes de que es uno de los factores decisivos para mejorar la salud y calidad de vida de la ciudadanía. Por tanto, creo que se puede decir que este reconocimiento ha llegado como consecuencia natural de esa voluntad decidida y expresada en acciones estratégicas. La satisfacción es enorme y la ilusión también.

Entiendo que la crisis sanitaria de la COVID-19 es una situación inesperada que ha trastocado los planes municipales…
Como ha pasado en el resto de ciudades y países todas las actividades de uno u otro tipo han sufrido una paralización necesaria ya que la salud de las personas está por encima de todo. En todo caso, quiero informar que Málaga podrá prorrogar el distintivo de Capital Europea del Deporte 2020 durante los seis primeros meses del año que viene en los que compartirá dicho sello con Lisboa, galardonada para 2021. El acuerdo ha sido alcanzado por el Ayuntamiento y ACES Europa, promotora de estos galardones, a mediados del mes de mayo y quiero resaltar que esta prórroga se producirá sin coste alguno para las arcas municipales.

En todo caso, supongo que habrán sido años de intenso trabajo en el área municipal de deporte para poder estar a la altura de la ocasión.
Desde luego ha sido un trabajo muy importante el desarrollado por el área de Deporte en estos años. Además, se trata de un acontecimiento de ciudad que transciende el territorio y, por tanto, tiende a involucrar a otras áreas estratégicas volcadas con la promoción de la ciudad.

¿Por qué es tan importante este nombramiento como Capital Europea del Deporte?
El nombramiento de Capital Europea del Deporte concede a Málaga una visibilidad internacional de enorme transcendencia. Es necesario ser conscientes de la relevancia internacional que supone para Málaga como gran capital por las grandes oportunidades que brinda la capitalidad europea desde el punto de vista social y para la economía de la ciudad.

Málaga sucede a Budapest, con la que mantuvo una dura disputa por la designación en su día, y el año que viene cederá el testigo a Lisboa. ¿Qué siente al ver a su ciudad en ese listado, rodeada de grandes capitales europeas?
Ante todo una enorme responsabilidad porque las ciudades estamos de moda, somos los protagonistas de este siglo complicado y nos medimos en un escenario difícil donde hay tremendas desigualdades en competencias y financiación según territorios y países. Especialmente en España, el papel de los municipios todavía no está reconocido con una financiación que refleje la realidad de nuestro papel en la sociedad actual.

Algo tendrá Málaga para estar ahí…
La ciudad tiene hoy un estatus internacional que se ha logrado a base de hacer de Málaga una gran capital cultural, innovadora y tecnológica, turísticamente sostenible, con sensibilidad para promover el talento local y para atraer el talento de fuera, siempre en vanguardia de la integración y de la cohesión social, y por una educación de calidad y por la apuesta por el deporte.

Más allá de la excelencia de las instalaciones o del nivel de los eventos deportivos que acoge la ciudad, en este tipo de designaciones se suele tener muy en cuenta la implicación que la población tiene en todo lo referente al deporte y a la práctica deportiva. ¿Es así también en el caso de Málaga?
Málaga es una ciudad que reúne todas las condiciones para el disfrute de todo tipo de deportes y desde luego la implicación ciudadana en este sentido acompaña las excelentes características de esta ciudad mediterránea, además de los esfuerzos municipales por dotar a la ciudad de más y mejores instalaciones deportivas. Las cifras reflejan con claridad que desde el 2003 se ha conseguido cuadruplicar el número de personas asiduas a la práctica deportiva de forma regular, pasando de un 13% a un 50% de la población a día de hoy, según datos del Área de Deporte.

Como capital también de la Costa del Sol, el binomio turismo-deporte es ineludible en el caso de Málaga.
Como anteriormente le indicaba, turismo y deporte es un binomio que funciona muy bien. Era lógico que la ciudad acudiera a la feria internacional de turismo con la Capital Europea del Deporte como distintivo y reclamo de excelencia. El objetivo no es otro que el de visibilizar que la ciudad desarrolla en este campo una labor destacada gracias a la amplia red de equipamientos deportivos puestos en marcha en estos años. Además, Málaga cuenta con un gran número de programas de actividades diarias, de deporte para todos, charlas con deportistas, actividades inclusivas y para todas las edades, con el objeto de fomentar el hábito deportivo entre sus ciudadanos; el apoyo al deporte base y amateur; el fomento del deporte profesional y de élite; y la experiencia en acoger eventos de relevancia internacional, que han posicionado Málaga como el destino preferente para el turismo deportivo y resaltan su distinción como Capital Europea del Deporte 2020.

¿Qué legado espera que deje esta capitalidad europea?
Málaga viene apostando por el deporte como una línea principal de estrategia de ciudad, conscientes de que es uno de los factores decisivos para mejorar la salud y  calidad de vida de la ciudadanía. Ese legado debe incrementarse y servir de ejemplo también para otros municipios implicados en la consecución de estos fines. Además, unimos ahora nuestra implicación para que el ejercicio del deporte se haga en condiciones seguras para la salud en una ciudad que incorpora todos los criterios establecidos por las autoridades sanitarias.

¿Qué retos le quedarán pendientes a Málaga en el ámbito del deporte y la práctica deportiva cuando Málaga ceda el testigo de la capitalidad?
Hacer deporte en cualquiera de sus clases, tipos y categorías, ya sea en equipo o de manera individual, o simplemente ejercitar el hábito sano de andar es una de esas costumbres que debemos conseguir generalizar al máximo en nuestra sociedad. De ese empeño venimos y en el deberemos seguir embarcados como administración más cercana al ciudadano. Desde luego el periodo de la capitalidad servirá para dar un estirón que luego habrá que conseguir mantener, mejorando la práctica del deporte en Málaga y de esa manera la calidad de vida de todos apostando por el futuro.

Otro de los ejes importantes de la Capitalidad está centrado en el patrocinio. El objetivo es generar puntos de encuentro entre empresas y deportistas para fomentar patrocinios. Cabe recordar que desde el Ayuntamiento no sólo se ofrecen ayudas, subvenciones y patrocinios, sino que se fomenta la colaboración público-privada para multiplicar resultados exponencialmente. Fruto del trabajo realizado en este sentido, saldrán interesantes iniciativas que deberán crecer y desarrollarse para tener vida propia más allá del impulso del 2020/2021, en el marco de la normalización de hábitos y la incorporación de otros nuevos en la era post COVID-19.