Víctor Martín (LaLiga): "Esta pandemia nos ha puesto a prueba y hemos podido superarlo"

El pasado 19 de julio concluyó LaLiga Santander, con el triunfo del Real Madrid. Y aún quedan cosas por decidir en LaLiga SmartBank, la segunda categoría nacional del fútbol masculino. Ambas competiciones están regidas por LaLiga, la asociación de clubes de fútbol profesional. Víctor Martín es el Jefe de Gabinete de Presidencia de esta entidad, cargo que asumió el pasado mes de marzo, justo antes de que la irrupción de la pandemia interrumpiera, entre otras muchas cosas, la actividad en los estadios. Con él conversa DIRECCIÓN Y GESTIÓN DEL DEPORTE, para conocer con mayor profundidad la dimensión del reto que, a nivel de gestión deportiva, ha supuesto sacar adelante en las circunstancias actuales un EVENTO DEPORTIVO del calibre y la repercusión de estos dos campeonatos.


La limpieza de los balones, un aspecto fundamental (FOTOGRAFIAS OFICIALES DE LALIGA)

¿Cuándo y cómo se dieron los primeros pasos para retomar la competición tras su interrupción en el mes de marzo?
El mismo día que se detuvo la competición LaLiga comenzó a trabajar en la vuelta, siempre en coordinación con el Ministerio de Sanidad y Consejo Superior de Deportes. El objetivo de LaLiga siempre fue regresar con el menor riesgo posible, garantizando que todos los equipos afrontaran la vuelta al mismo ritmo y salvaguardando la salud financiera de la competición, aunque obviamente teníamos dudas. No podemos olvidar que la industria del fútbol profesional en España genera más de 185.000 empleos, 4.100 millones de euros en impuestos y una facturación equivalente al 1,37% del PIB en España.

Todos los pasos debían contar con el visto bueno del Ministerio de Sanidad. ¿Cómo ha sido la relación de colaboración con este organismo, con el que anteriormente LaLiga no tenía una especial vinculación?
La relación con las autoridades ha sido de máxima coordinación y respecto a todas las instrucciones que se han ido dando. El Consejo Superior de Deportes ha sido el vínculo de unión con LaLiga y con ellos se ha trabajado muy duro para que la vuelta fuera una realidad, tanto a la hora de elaborar el Protocolo de vuelta a los entrenamientos como el de vuelta a la competición.


Luisinho (SD Huesca), siguiendo el protocolo en un entrenamiento (LALIGA)

¿Cuál fue para ustedes el momento de mayor inquietud? ¿El de la vuelta a los entrenamientos o, ya en un período de menos restricciones a nivel general en la sociedad, el del reinicio de la competición?
No ha habido un momento de relajación, siempre hemos estado muy concienciados con la vuelta y sobre todo con la situación que estaba viviendo el mundo a causa de la pandemia. El compromiso de todos, tanto LaLiga como los clubes, y por supuesto los futbolistas, ha pasado por mantener la máxima tensión en todo momento para no caer en errores que pudieran poner en riesgo la competición. Nunca hubo dudas en que el objetivo era volver a competir, pero siempre dependimos de la decisión final de las autoridades sanitarias.


Jugadores del Getafe, tomándose la temperatura corporal antes de acceder al estadio (LALIGA)

El protocolo de reinicio de la competición ha obligado a LaLiga a gestionar directamente aspectos que antes eran responsabilidad de los clubes, como los desplazamientos en avión y la reserva de hoteles. ¿Cómo ha afrontado la Liga esta carga extra de tareas? ¿Ha debido reforzar su equipo de trabajo?
La vuelta ha sido fruto del esfuerzo de los empleados de LaLiga, y sobre todo de la capacidad de adaptación de los clubes de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank. La situación nos ha llevado a todos a adaptar muchas tareas. Por ejemplo, el equipo de Activación de Marca, que habitualmente organiza grandes eventos a nivel nacional e internacional, ha centrado su trabajo en coordinar la logística de los viajes. O la figura del Director de Partido, que en la antigua normalidad tenía presencia en los partidos, pero que durante la pandemia han sido clave para la adaptación de los clubes a los protocolos.


Futbolistas del Betis, en la grada, con mascarillas y guardando la distancia de seguridad (LALIGA)

Además del esfuerzo organizativo, ¿la adopción de estas medidas higiénico-sanitarias ha tenido un sobrecoste elevado para LaLiga respecto a una temporada normal? ¿Hay un cálculo de hasta cuánto se eleva?
No hemos realizado ese ejercicio comparativo porque, ante una situación tan extraordinaria, han tenido que tomarse medidas también extraordinarias. Una vez que finalice todo, será el momento de elaborar nuestro informe financiero anual y hacer esta valoración. Es evidente que se ha hecho un gran esfuerzo, tanto humano como económico, pero también se ha compensado con una parte del presupuesto que se había destinado a otras activaciones.

¿Cómo valoran el nivel de receptividad y colaboración que han percibido en los diferentes colectivos con los que conviven habitualmente: clubes, jugadores, árbitros, prensa…?
En general diría que se valora de forma positiva. Valoramos con satisfacción que los clubes, tanto de jugadores, técnicos y el resto de los empleados, se hayan adaptado a los protocolos, con un fuerte espíritu de sacrificio, y dejando a un lado algunas comodidades propias de la rutina diaria de la práctica deportiva.

En cuanto al resto de steakholders, también ha habido buena coordinación. Para LaLiga era importante poner en marcha la competición junto a los operadores de televisión y los patrocinadores de LaLiga, y se ha conseguido, no solo con la vuelta a la competición, si no con la relación que hemos tenido con ellos en cuanto a la activación durante el confinamiento.


Un operario, en labores de desinfección de unas instalaciones deportivas (LALIGA)

Esta crisis de la COVID-19 ha logrado algo que parecía casi impensable hace bien poco, como es la firma de un acuerdo con la RFEF. ¿Qué valoración se hace desde LaLiga de los conocidos como ‘Pactos de Viana’? ¿Fue difícil su gestación?
Nosotros destacamos del Pacto de Viana la firme voluntad de la vuelta a la competición porque había muchas dudas, y era muy importante lograrlo. Reconocemos que hacer estos pactos ha sido una tarea complicada, pero se lograron los objetivos. A nivel económico, la aportación de LaLiga no ha sido puntual. LaLiga ya aportaba una importante cantidad de dinero a la RFEF a través del Convenio de Colaboración.


Joao Félix, Correa y Morata, a distancia en un entrenamiento del Atlético de Madrid (LALIGA)

¿Hasta qué punto cree que, para una sociedad castigada por la COVID-19 como la española, ha sido importante que se haya podido completar la temporada de fútbol profesional?
A nivel social, sinceramente creo que ha sido muy importante. Nuestro país ha vivido una situación anómala durante más 100 días, en los que la sociedad ha visto como muchas de sus actividades de entretenimiento se veían mermadas. El fútbol es una pasión, acompaña durante 90 minutos, y da contenido antes y después del encuentro. La vuelta del fútbol ha supuesto un cambio en la conversación social de los aficionados. Durante muchas semanas no hemos hablado de goles porque el COVID-19 ha ocupado la actualidad como no podía ser de otra manera, pero nuestra obligación era la de devolver esa normalidad en cuanto al entretenimiento se refiere.

En esta vuelta, en la que nos vemos obligados a no tener a los aficionados en los estadios, hemos querido adaptar la retransmisión de televisión, usando una grada virtual que mantiene una apariencia fiel a lo que realmente es. Además, hemos querido tener una consideración con quien peor lo ha pasado durante la pandemia y hemos ofrecido de manera gratuita los partidos de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank a todas las residencias de la tercera edad de España.


Aduriz y el entrenador del Athletic Club, Gaizka Garitano, con mascarillas en Lezama (LALIGA)

¿Qué valoración se hace desde LaLiga de este final de temporada desde el punto de vista organizativo?
Siempre hay cosas que se pueden mejorar y, con la experiencia, hemos observado que podríamos hacer algunas otra de manera diferente. Pero, de manera global, la valoración ha sido positiva desde el punto de vista organizativo. La situación nos ha obligado a tomar las riendas de muchos aspectos logísticos que, de manera habitual, no son responsabilidad de LaLiga. También a los clubes les ha otorgado nuevas funciones que están alejadas de su normalidad. Esta pandemia nos ha puesto a prueba y hemos podido superarlo, terminar la competición y, pese a algún problema al final, se ha completado esta etapa en buenas condiciones.