El deporte federado gallego ante la pandemia de la COVID-19

La expansión del coronavirus Covid-19 ha generado una crisis sanitaria sin precedentes recientes a nivel mundial. Sus consecuencias, aun hoy difícilmente evaluables en toda su magnitud, se han ido manifestando a lo largo de esta crisis en cada una de las actividades y facetas de individuos y sociedades, entre las que también se encuentran las del sector deportivo. En este contexto global marcado además por una necesidad de respuesta inédita en décadas en el conjunto del planeta, los gobiernos, administraciones e instituciones han ido adoptando medidas en orden a frenar la propagación del virus, proteger a los sistemas sanitarios y atenuar los efectos sociales y económicos de la pandemia.

José Ramón Lete Lasa, secretario general para el Deporte de la Xunta de Galicia

Así ha venido sucediendo también en la Comunidad Autónoma gallega desde que el pasado 13 de marzo se declarara por el gobierno autonómico la emergencia sanitaria en nuestro territorio, declaración que convivió, y continúa haciéndolo, con las distintas declaraciones y prórrogas de estado de alarma efectuadas a nivel estatal. 

En Galicia, por lo que al deporte y a la actividad física se refiere, la declaración formal de superación de la fase III del Plan para la transición hacia una nueva normalidad –superación acordada por el Consello de la Xunta de Galicia celebrado el 12 de junio- trajo consigo la posibilidad de retomar la práctica de actividad física y deportiva, federada y no federada, después de la experiencia del confinamiento, y bajo distintas medidas de seguridad y preventivas que han ido evolucionando en atención a la situación epidemiológica de la Comunidad Autónoma y de sus distintos territorios. 

Esta apertura supuso para la población gallega no sólo un avance en la vuelta a la normalidad de nuestros hábitos de vida y de ocio, sino que respondió también a una constatación del deporte y de la actividad física como un frente más desde el que trabajar en la contención de la pandemia y de sus efectos negativos en la consecución de comunidades más activas y saludables, física y mentalmente consideradas.

En este proceso de recuperación, el deporte federado se ha ido guiando por sucesivas medidas de acceso a la práctica y a la competición, dispuestas en atención a los riesgos de transmisión de una enfermedad contagiosa como la que nos ocupa, así como a un proceso de vigilancia y control que corresponde al conjunto de los agentes involucrados, especialmente a las autoridades sanitarias.

En este objetivo, seis días después de la declaración formal de superación de la fase III, se publicaba en el diario oficial de Galicia la resolución de 15 de junio de la Secretaría Xeral para o Deporte por la que se aprobaba el protocolo Fisicovid-DxTgalego, en el que se establecían las medidas para hacer frente a la crisis sanitaria en el ámbito del deporte federado de Galicia.

Como se recuerda en la propia publicación, el protocolo es el resultado de un análisis previo efectuado por 10 grupos de trabajo constituidos por la Administración deportiva autonómica con cada una de las 58 federaciones deportivas existentes en Galicia, agrupadas según similitudes de la práctica deportiva, y con el objetivo de favorecer su complementación a la hora de identificar potenciales situaciones de riesgo de contagio, y determinar así las medidas más eficientes de acuerdo a los contextos concretos en los que se desarrolla la práctica en cada caso. Tras las sesiones de trabajo, se identificaron y debatieron todas las situaciones y medidas planteadas, adaptándolas a cada práctica, partiendo siempre de que nos encontramos ante un proceso de análisis flexible y continuo, por lo que requiere de una revisión constante de las situaciones de contagio y de las medidas atendiendo a la normativa que se vaya estableciendo por las autoridades sanitarias, y a las situaciones que vayan surgiendo en cada contexto deportivo.


Lete, en la presentación de la app Cluber para control de aforos en eventos deportivos

Desde entonces, y adecuándose a las pautas generales marcadas y aprobadas por las autoridades sanitarias de la Comunidad Autónoma –especialmente en lo relativo a la autorización de la práctica deportiva de contacto el pasado 17 de septiembre-  todas las federaciones deportivas de la Comunidad Autónoma han aprobado sus respectivos protocolos Fisicovid-DxTgalego, adaptados a sus respectivas modalidades y especialidades deportivas, lo que se traduce en 79 protocolos certificados por la autoridad deportiva, incluyéndose los deportes de contacto.

Esta cooperación intersectorial entre el sector deportivo y el resto de los ámbitos afectados, lógicamente con especial preeminencia del sanitario, han posibilitado la actualización de los calendarios deportivos de la Comunidad Autónoma bajo parámetros de seguridad, tanto para los agentes y sujetos deportivos en particular como para el conjunto de la sociedad gallega en general. La conectividad continua y las actualizaciones periódicas de los protocolos y las medidas, han permitido que el deporte federado en Galicia se pueda ir desarrollando en los actuales contextos de estado de alarma y emergencia sanitaria, atentos siempre a la evolución epidemiológica y en cumplimiento de los principios de necesidad y de proporcionalidad vigentes.

Indudablemente, y al igual que sucede en los contextos nacional e internacional, la pandemia de la COVID-19 ha afectado a la actividad deportiva y al funcionamiento de las entidades del sector en Galicia. La actividad se ha visto restringida, trastocada y en ocasiones suspendida, pero las medidas adoptadas en permanente coordinación con los agentes deportivos, especialmente con las federaciones, han facilitado una recuperación de la competición en el marco de las posibilidades establecidas por las, siempre preeminentes, necesidades sanitarias.

 
La importancia de esta recuperación no sólo debe considerarse en el actual contexto de crisis, sino que deberá evaluarse por el papel que el deporte y la actividad física desempeñen en las medidas que se establezcan para la recuperación social y económica superada la crisis sanitaria.

Desde la entrada en vigor de nuestra actual Ley del deporte, la actividad deportiva en Galicia tiene la consideración legal de actividad de interés público. Su capital determinación en ámbitos como la educación y la formación, la cultura, la mejora de la salud pública, el fomento de la cohesión social o el desarrollo económico, evidencian una necesaria presencia del sistema deportivo en una recuperación que empieza a cimentarse en, entre otros factores, un proyecto de presupuestos autonómicos presentados para el 2021 en el que se formula un importante crecimiento de la inversión pública en deporte, acorde a la intensidad de las políticas públicas autonómicas  sobre el colectivo y la realidad deportiva gallega.