"Todos entendimos que organizar unos Juegos en plena pandemia era complicadísimo"

Los Juegos de Tokyo 2020 han pasado a la historia por ser "Los Juegos de la pandemia", una cita olímpica sin espectadores en las gradas y con una obsesión: que las miles de personas que un evento así mueve desde fuera del país organizador no extendieran la pandemia en Japón.

Tokyo 2020 exigió tal cantidad de trámites sanitarios adicionales encaminados a un estricto control de los movimientos de la prensa que su propio sistema no tuvo a tiempo para los primeros en llegar a Tokyo "activity plan" confirmados y tuvieron que guardar cuarentenas de tres días encerrados en sus hoteles a pesar de las dos PCR exigidas y la vacunación. Las esperas en los aeropuertos por la cantidad de trámites al entrar rondaron las 5 horas, si bien se fueron acortando hasta las 2-3 de media
 
Las autoridades japonesas no permitieron el uso de transporte publico durante 14 días, no se permitian desplazamientos a pie superiores a los 10 minutos, tampoco acudir a restaurantes/cafeterias que no fuera en las sedes o IBC y te asignaban una única tienda donde poder comprar comida. En los hoteles, donde además de prensa extranjera habia huespedes locales, no se nos permitió nunca desayunar en el restaurante del hotel.

La organización nos hizo instalar dos aplicaciones donde debiamos introducir temperatura y la existencia - o no- de sintomas compatibles con Covid y estaba terminantemente prohibido quitar el localizador (GPS) del móvil
 
Con el paso de los días mejoró y mucho el sistema de testeo de Covid, puesto que los test de saliva a los que eramos sometidos casi a diario se podían entregar en todas las sedes, aunque luego no todas aparecían en el sistema de control a pesar de registrarlos mediante un codigo de barras
 
Uno de los aspectos más importantes en la organización de unos JJ.OO. es el transporte olimpico, el sistema de buses para el desplazamiento de deportistas y prensa. El de prensa tuvo un fallo garrafal y fue no conectar las sedes, más dispersas que en otros Juegos, entre sí. Estabas obligado a volver de cada sede al IBC y tomar un nuevo autobús. Amén de que no habia un carril destinado exclusivamente a esos autobuses, asi que nos vimos inmersos en atascos sin fin. Eso sí, la puntualidad en la salida de los buses fue brutal
 
Evidentemente, con estas y otras muchas restricciones los habituales accesos a los deportistas fueron más complicados. Afortunadamente el COE subsanó en la medida de las posibilidades el contacto telemático con ellos, dispuso zoom con todos y cada uno, en previas, post, medallas, etc...

El calor fue otro gran handicap en estos Juegos y en muchas sedes se convirtió en infernal, zonas mixtas al sol, sin una sola sombra durante horas. Eso sí, todas las venues, buses, etc... disponían de wifis potentes, cables de red, fibra en las tribunas. La organizacion de las zonas mixtas, dada la ausencia de público, fueron de acceso sencillo y nunca, porque faltaron alrededor 2.000 o 3.000 periodistas con respecto a otras citas, estuvieron masificadas o mal equipadas.

Los JJOO dispusieron de miles de voluntarios, otra pieza clave en los Juegos, pero, y esto es un problema general del país, muchisimos de ellos sin saber una palabra de inglés, lo que los convertía, a pesar de su gran voluntad, en inoperativos
 
Fue muy positivo el sistema de las alertas enviadas por la organización, así como el dispositivo puesto en marcha en el IBC ante la llegada de un tifón.

Yo creo que todos entendimos que organizar unos Juegos en plena pandemia era complicadísimo. Al final, la gran amenaza que era la Covid quedó reducida a, creo recordar, 430 casos entre más de 52.000 personas y la gran mayoria fueron entre residentes en Japon, no en la prensa extranjera.

¿Aplicar este tipo de medidas en otras citas? Probablemente muchas de las medidas que se tomaron para estos Juegos no sirvan para los siguientes, amén de que hubo cosas que por ejemplo en Europa dificilmente se podrian aplicar, porque chocan con derechos fundamentales para nosotros.

Es posible que hubiera previstas innovaciones tecnologicas o de organizacion que se quedaron en papel mojado por la Covid y jamas se pusieron en marcha, pero tampoco ha habido muchas ni grandes novedades.