Tokyo 2020, los Juegos de la pandemia: 6 visiones desde dentro

Tokyo 2020, las Olimpiadas que fueron marcadas por una pandemia mundial.

Unos Juegos Olímpicos renombrados como los “Juegos de la Esperanza”, que nos han legado un sentimiento general de superación y de fortaleza ante la adversidad vivida en todo el planeta.

Unos Juegos que, debido a las restricciones sanitarias, solo unos pocos privilegiados han podido vivir presencialmente en la capital nipona. Y que los demás hemos disfrutado desde la distancia gracias a las nuevas TIC existentes y, sobre todo, gracias a esos afortunados y a los más de 450 atletas españoles olímpicos y paralímpicos que han compartido su día a día con todos nosotros.

Este año, como nunca antes, hemos podido estar presentes en prácticamente la totalidad de los Juegos Olímpicos: en su preparación, en su ejecución y en el cierre. Si os preguntáis: “¿Cómo?” la respuesta es sencilla: a través de las experiencias compartidas de los deportistas y del resto de participantes.

Todos somos conscientes de que el obligado confinamiento potenció la necesidad de compartir y acercarnos a los demás. Los atletas no fueron ajenos a ello y, a través de sus redes sociales y a título individual, nos regalaron sus vivencias.

Nos hicieron partícipes, en los días previos a los Juegos, de sus respectivas realidades y nos mostraron sus condicionantes y sus limitaciones a la hora de realizar sus entrenamientos. Durante las competiciones, nos transmitieron  sus alegrías, sus tristezas, sus miedos, sus frustraciones y los sacrificios realizados. De regreso a casa, siguieron compartiendo con todos nosotros la felicidad de reencontrarse con sus familiares, las celebraciones, sus merecidos descansos y el regreso a los entrenamientos, pues París 2024 está a la vuelta de la esquina.

Y ahora, ya con la vista puesta en las cercanas Olimpiadas París 2024, ha llegado el momento de poner nuestro granito de arena, de agradecer el esfuerzo realizado por nuestros deportistas, de recordar la importancia del acompañamiento y del apoyo cada uno dentro de nuestras posibilidades.

Pongamos en valor el esfuerzo de todos ellos a diario a través de sus redes, ayudemos a potenciar su notoriedad a través de los medios de comunicación, trabajemos para incrementar las ayudas económicos de instituciones y de marcas patrocinadoras y, como gestores deportivos, analicemos estos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en busca de nuevas vías de colaboración.

Desde FAGDE también queremos poner nuestro granito de arena con esta humilde reflexión y nos complace completarla con la opinión de algunos de los privilegiados que disfrutaron de Tokio 2020 presencialmente y, a los que les agradecemos que hayan querido compartir sus experiencias con nosotros.