Diego Ayala: “Contar con la acogida de asociaciones más asentadas, hasta que podamos echar el vuelo, nos sería de gran ayuda”

Diego Ayala Andrés accedió el pasado mes de marzo de forma oficial a la presidencia de RIOGESPORT, la Asociación de Gestores Deportivos de La Rioja, un desafío para el que ya venía preparándose desde finales de 2017, cuando “me propusieron formar una junta y coger los mandos” de una entidad pequeña, cuyo deseo es “limar las dificultades que siempre existen” en el día a día de la gestión deportiva, “logrando ir en la misma dirección desde la administración, los servicios municipales y la gestión privada”.

El deporte siempre ha tenido un papel preponderante en la vida de Diego. El fútbol y el frontenis han sido sus preferidos como practicante, pero sin duda el voleibol es algo muy especial para él. No en vano, ha ejercido como segundo entrenador de la selección riojana infantil: "Descubrí el interés por el vóley durante la carrera de INEF y, junto con el atletismo y el duatlón, está marcando los derroteros de mi carrera profesional".

Fue precisamente en su etapa de estudiante cuando se despertó en él la vocación de gestor deportivo, "al realizar las prácticas de la carrera en el Servicio de Deportes del Ayuntamiento de Santo Domingo de La Calzada, junto a Miguel Díaz Morrás". Es en esa localidad riojana, muy próxima a su Grañón natal, donde ejerce como coordinador del proyectos del parque Multiaventura Ojapark. Además,como fundador y director de la empresa Clover Sport, presta "servicios de gestión deportiva para Ayuntamientos y entidades privadas".

Pese a su juventud (32 años), aunque "bien escoltado por compañeros como Jorge Caro, David Royo, Jorge Mur e Iván Clavel", Diego no duda en coger las riendas de RIOGESPORT. A su juicio, el objetivo de la asociación debe ser "crear un punto de encuentro entre los profesionales de este sector, a través del cual podamos informar y asesorar. Pero este fin tiene sentido si existe una agrupación suficiente que aúne atanto a la Administración Pública como a los gestores deportivos, logrando dinamizar actividad de este colectivo".

Efectivamente, el tamaño de las asociaciones puede afectar a su operatividad. El propio Diego participó el pasado mes de abril en la Asamblea de FAGDE en la que se puso sobre la mesa la posibilidad de que las asociaciones con menor número de socios y en dificultades pudieran integrarse dentro de otras de territorios vecinos con un mayor volumen tanto de integrantes como de actividad. Una fórmula que el presidente de RIOGESPORT ve con buenos ojos: “Esto puede ser un balón de oxígeno para asociaciones pequeñas, como la nuestra, ya que los inicios son francamente duros. Contar con la acogida de asociaciones más asentadas, hasta que podamos echar el vuelo, nos sería de gran ayuda y motivación para encontrar la línea de crecimiento”.

Diego es optimista respecto a la situación de la gestión deportiva en La Rioja. “Es un sector pequeño que, en cierta medida, se está cuidando. En los últimos meses son varios los puestos de gestor que se van cubriendo con personal preparado para ello, lo que garantiza un trabajo profesional”, afirma.

Mientras se afana en sacar adelante RIOGESPORT, la multitud de frentes abiertos en su agenda profesional no impiden a Diego Ayala predicar con el ejemplo y practicar deporte: “Las múltiples ocupaciones solo nos impiden avanzar tan rápido como nos gustaría”.