Descenso Internacional del Sella: la fiesta de Asturias por excelencia

Prácticamente desde el pasado 6 de agosto, el lunes siguiente al día de la celebración del 82º Descenso Internacional del Sella, las ocho personas que componen el Comité Organizador (CODIS) de este emblemático evento deportivo están ya metidas de lleno en la organización de la edición de 2019,  en la que una vez más se enfrentarán –y seguro que con éxito- a los retos que supone llevar a buen puerto algo que, con el paso de las décadas, desde aquella experiencia pionera de 1930, se ha convertido en mucho más que una prueba de piragüismo. “Es la fiesta de Asturias por excelencia, donde se popularizó el ‘Asturias Patria Querida’ que luego se convirtió en el himno oficial del Principado. Cuando se canta justo antes de la salida no se puede contener la emoción y algunos no reprimen ni las lágrimas”, manifiesta Juan Manuel Feliz, presidente de la entidad que se encarga de que, cada primer sábado de agosto, las aguas del Sella se abarroten de embarcaciones en busca de una gloria que apenas tiene parangón en este deporte.  Buen botón de muestra de que esta afirmación no es exagerada la apunta el propio Feliz: “Los sudafricanos Hank McGregor y Andrew Birkett, terceros en esta última edición,  quienes unas semanas más tarde se proclamaron campeones del Mundo de la distancia maratón en Portugal, dijeron que es más fácil ganar el Mundial que el Sella”.

 

McGregor y Birkett completaron un podio que tuvo en el cajón más alto al dúo local formado por Milín Llamedo y Pedro Vázquez. El primero es sobrino-nieto del recordado Emilio Llamedo, hombre fundamental en la historia de la prueba, de cuyo comité organizador fue presidente durante 28 años, desde 1982 hasta poco antes de su muerte, en 2011. Tras conseguir romper con la dictadura impuesta por Walter Bouzán y Álvaro Fernández Fiuza, ganadores de las ocho ediciones anteriores, y dejar por detrás, en la segunda plaza, al hombre que más veces -11- ha ganado esta prueba, Julio Martínez, Llamedo dijo emocionado: “Se lo dedico a mi abuelo que ya no está aquí, ojalá que lo estuviese viendo”. Para Feliz, también resulta “emocionante cuando ganan dos palistas locales, ribereños, que desde pequeños soñaron con subirse un día a lo más alto del podio”.

Llamedo y Vázquez son naturales de Arriondas, la localidad desde la que arranca un recorrido de 20 kilómetros que concluye en a orillas ya del Mar Cantábrico, en Ribadesella, y donde tiene su sede CODIS. Esta es una organización en la que “se trabaja de forma voluntaria y sin remuneración alguna, compaginando la organización del Sella con la profesión de cada uno”, si bien “alguna actividad se externaliza y se subcontrata a profesionales, como es por ejemplo la comunicación y redes sociales”.

El equipo que comanda Juan Manuel Feliz debe trabajar duro e hilar fino durante todo el año para que, cada primer sábado de agosto, todo salga perfecto en una prueba que, este pasado verano, reunió a 1.400 palistas en 840 embarcaciones representando a 21 países. Y que además cuenta con una característica muy especial: “La salida del descenso del Sella es única a nivel mundial por ser en la que más embarcaciones se lanzan al rio simultáneamente. Todas ellas están alineadas en la orilla una a continuación de otra. Es lo que en el mundo del motor se llama salida tipo Le Mans y en el piragüismo se denomina salida tipo Sella”.

La logística de la prueba deportiva, en especial “cuestiones claves como la megafonía, la salida masiva, el cronometraje, las clasificaciones…”, es lo que más quebraderos de cabeza causa al equipo de CODIS. Pero si el Descenso Internacional del Sella se ha convertido en lo que es hoy en día es porque traspasa los límites de la mera competición. El apellido de ‘Fiesta de las Piragüas’ se queda modesto para todo lo que lleva detrás de sí este evento. Feliz recuerda que “es desde 1980 la única Fiesta de Interés Turístico Internacional declarada en Asturias”, algo de lo que están “orgullosos” y que acarrea “una responsabilidad extra de la que nos sentimos compensados al comprobar que este evento es mundialmente conocido, y que nos visitan gentes de todas partes, tanto deportistas como espectadores”.


El Tren Fluvial que discurre paralelo al recorrido del Descenso del Sella

Efectivamente, el Descenso no se circunscribe al sábado de competición, sino que es el corazón de un programa de actos que arranca el miércoles anterior con la izada de las banderas de las comunidades autónomas participantes en el descenso y que cuenta con citas ineludibles como la del Tren Fluvial, que traslada desde Arriondas hasta Ribadesella a todos los amantes de esta prueba para que no se pierdan detalle de la misma, la comida campestre, la romería, la verbena… Con tantos miles de personas alrededor de este acontecimiento, la seguridad se convierte en una preocupación importante de los organziadores. “Algo en lo que se está luchando desde hace años es en la reparación y ampliación de los puentes de Ribadesella y de Arriondas, cuyas aceras, barandillas y estructuras no reúnen las condiciones adecuadas”, reclama Feliz.

Una cita de este calado no ya solo deportivo, sino también social y cultural, cuenta con una importante red de patrocinios, tanto públicos como privados. En los peores años de la crisis, la recesión también afectó a la prueba, si bien “en favor del Sella juega que prácticamente todos los actos son gratuitos, es algo totalmente popular y al alcance de cualquier bolsillo. Asistir al Sella sirve de terapia en época de crisis”.

Feliz y el resto del equipo del CODIS se afanan ya en que, tanto el 3 de agosto de 2019, como el domingo anterior, día en que se celebra el Descenso del Sella Adaptado, prueba que este verano celebró sus bodas de plata, todo salga a pedir de boca. Pero esto sería una tarea imposible para solo ocho personas: “Considerando miembros del Comité Organizador, voluntarios, asociaciones folclóricas (Tritones, Selleros, Botijos, Entaina Ribeseya y El Roblón de Coya), personal del Tren Fluvial, todo el operativo coordinado por la Delegación del Gobierno ( Protección Civil, Guardia Civil, Policía Nacional, Bomberos, Ambulancias…), árbitros y jueces de piragüismo, tiradores (abren los cepos en la salida), los mineros del Pozo Sotón que disparan el cañón de salida, cronometradores, speaker, personal de la Television del Principado de Asturias… Habrá unas 1000 personas movilizadas para llevar a cabo este evento”.