Fundación España Activa y PwC presentan el informe el "Termómetro del Ecosistema del Deporte en España"

La Fundación España Activa y la consultora PwC han presentado recientemente los resultados del informe Termómetro del Ecosistema del Deporte en España. Esta investigación ha extraído como principal conclusión que la industria deportiva aporta el 3,3% del PIB español y genera 414.000 puestos de trabajo. En el documento se destaca el papel del deporte como palanca generadora de negocio y riqueza a través de múltiples actividades y agentes que constituyen el denominado ecosistema deportivo. Concretamente, analiza el impacto de la industria deportiva en nuestro país a través de diversos aspectos, que van desde el económico, pasando por la salud, el desarrollo tecnológico o su efecto dinamizador de las ciudades.


Asimismo, se identifican tres industrias interrelacionadas: la del deporte profesional, definida por el carácter competitivo de la misma; la de los servicios del deporte, que atiende las necesidades del ciudadano interesado por la práctica y/o del deportista no federado; y la de las nuevas industrias del deporte, que incorpora el desarrollo tecnológico y la innovación.

La presentación del estudio tuvo lugar en el Consejo Superior de Deportes (CSD) y en el acto intervinieron Irene Lozano, presidenta del CSD; Jaime Lissavetzky, presidente Fundación España Activa; y Patricia Manca, socia responsable de Entretenimiento y Medios de PwC.

Durante el evento, Jaime Lissavetzky recalcó que “el informe es el resultado de un análisis de la realidad del ecosistema del deporte español que tiene intención de convertirse en un instrumento de referencia que evalúe su desarrollo y evolución de forma regular a lo largo del tiempo”.


Irene Lozano, durante la presentación del informe FOTO: CSD

Por otro lado, Irene Lozano señaló que “el CSD velará porque el deporte no sólo no se quede atrás sino porque sea punta de lanza en la España que emerja de esta crisis”. Patricia Manca hizo hincapié en el “impacto positivo que el deporte genera como disciplina tanto en el desarrollo personal como en el profesional de los individuos, de nuestra sociedad y, en definitiva, de nuestro país”.

El deporte como palanca clave en el desarrollo

El informe pone de manifiesto que la industria deportiva tiene un impacto directo muy relevante en la economía española y en la generación de empleo, así como la importancia de su contribución a la transformación hacia una nueva Economía del Bienestar. De igual forma, pone en valor el papel de los agentes deportivos públicos y privados a la hora de crear las condiciones que faciliten y normalicen el acceso a la práctica de la actividad deportiva.

Además, plantea diversas acciones fundamentales, como la orientación de los esfuerzos para reconstruir la economía española hacia un enfoque del bienestar y el impacto beneficioso para la salud de una vida activa; o un análisis más ambicioso y riguroso del valor económico del deporte en España.

En términos económicos, la industria deportiva aporta 39.117 millones de euros y supone un 2,1% de la población ocupada en España. Por cada millón de euros que la industria factura en España, genera 12,4 empleos absolutos, un 30% más que la media nacional. Entre los sectores de la industria más intensivos en empleo, destaca el sector de los gimnasios, con 42 empleos por cada millón de euros facturado, y las instalaciones deportivas, con 23 empleos.

Igualmente, la contribución de este sector va más allá de su aportación directa, puesto que de manera indirecta en 2018 ayudó a generar 16.432 millones de euros y mediante los impactos inducidos un total de 6.917 millones de euros. El efecto multiplicador de la industria deportiva en la actividad económica de España es de 1,5 euros, esto significa que por cada euro facturado por la industria del deporte se generan 1,5 euros de ingresos adicionales.

Efectos de la COVID-19 en el sector

La pandemia ha tenido un fuerte impacto en la industria deportiva y se estima que los agentes de su ecosistema en España sufran unas pérdidas del 38.5% de su cifra de negocio en el ejercicio 2020, lo que implicaría una reducción de entre 31.000 y 42.000 puestos de trabajo.


Panorámica del acto de presentación del informe FOTO: CSD

Un efecto que va más allá de las cifras de negocio puesto que se trata de un sector clave en la promoción y prevención de la salud y en consecuencia en el ahorro en costes sociosanitarios, en la activación social y económica, y en la contribución efectiva al desarrollo sostenible.

No debemos olvidar que el sedentarismo constituye ya uno de los factores de riesgo de muerte prematura más importante y como consecuencia de la reducción estimada de practicantes activos de deporte a causa de la COVID-19 (14,1%), estos gastos anuales derivados de la inactividad física en el 2020 se incrementarán en 508 millones de euros, hasta alcanzar un total de 2.312 millones.

Los agentes del sector se enfrentan al desafío de aprovechar esta oportunidad para promover una transformación fundamental en la forma en que los responsables políticos y públicos perciben el valor y la contribución del mismo a los resultados sociales y económicos.